¿Por qué el césped artificial es una alternativa sostenible?

 

Algunas razones por las que el césped artificial puede ser más respetuoso con el medio ambiente que el natural

Ahora más que nunca estamos más orientados hacia un estilo de vida ecológico que contribuya a preservar nuestro medio ambiente antes de que lleguemos a un punto de no retorno. Cuando hablamos de nuestro jardín, la pregunta es ¿Que podríamos hacer para ser más ecológicos y respetuosos con nuestro entorno? La respuesta sería el césped artificial que es más ecológico que el natural, es más fácil de mantener, más cómodo, practico y limpio.

 

Sin mantenimientos: Olvidase de segar, de regar, de abonar y además estará siempre verde

Sin Consumo: de agua (se calcula entre 1800 y 2500 litros/m2 al año. según zonas)

De productos químicos, de mano de obra de jardinería, de luz etc.

Altamente resistente : Al sol intenso (con protección especial contra los rayos U.V.)

Suave al tacto, su aspecto parece natural, es antialérgico, ignifugo e inodoro.

El agua es un bien escaso y nos encontramos que el consumo de agua de nuestro jardín supera nuestro consumo doméstico. El césped natural no es autóctono de la zona mediterránea, y por mucho que dediquemos tiempo, dinero y recursos nunca conseguiremos tener lo en las mejores condiciones.

 

Sobre el consumo del Agua

En algunas zonas secas, el agua es un producto enorme. Durante el verano el agua puede ser increíblemente escasa, lo que significa que su césped natural también sufrirá. Según algunos estudios, el césped consume hasta el 50 por ciento de toda el agua doméstica utilizada en los Estados Unidos:

https://19january2017snapshot.epa.gov/www3/watersense/pubs/outdoor.html

Agencia Americana de Protección del medio ambiente: Outdoor water use un the United States

 

 

 

El césped sintético no contaminará las fuentes de agua locales
Mientras seguimos hablando del agua, también vale la pena mencionar que los fertilizantes y pesticidas que se utilizan para mantener en forma el césped natural pueden afectar seriamente las fuentes locales de agua potable. Productos como los fertilizantes y los herbicidas contienen poderosos productos químicos que pueden propagarse a las fuentes de agua durante las fuertes lluvias o cuando se riega el césped. Los productos químicos también son absorbidos por el suelo y pueden contaminar el agua subterránea y el océano. Esto hará que los procesos de desalinización y filtración sean más difíciles antes de que el agua llegue al grifo.
El césped artificial no necesita estos peligrosos químicos para mantenerse fresco o para crecer. El césped artificial no atrae ninguna plaga, maleza o insectos ya que es completamente sintético.

 

Menos contaminación, y necesidad de dispositivos de mantenimiento

Cortar el césped y otras tareas de jardinería se han vuelto increíblemente fáciles gracias a todos los avances de la tecnología. Hoy en día, el uso de un cortacésped o un soplador de hojas son parte de nuestra vida cotidiana, pero ¿alguna vez te has parado a pensar cuánto contaminan el aire estas herramientas? Incluso las más avanzadas todavía producen una cierta cantidad de emisiones peligrosas, así como un ruido importante.
Por otro lado, no es necesario utilizar estas herramientas para mantener el césped artificial en forma. Incluso sin ellas, se verá tan fresco e inmaculado como el primer día que lo instalaste. Puedes usar las viejas y ecológicas herramientas de jardinería y mantener el césped en forma con unos pocos minutos de trabajo.

 

 

¿No nos gustan las plantas?

Pues claro que sí. En VERDECO somos amantes de las plantas y la Naturaleza, Y creemos que en tu jardín debes tener flores, arbustos y todo tipo de plantas. Con un césped artificial, tendrás más tiempo para centrarte en la auténtica jardinería y dotar a tu jardín de mayor equilibrio, diversidad y belleza.

El Calentamiento. Es cierto que el césped natural dispersa mejor el calor que el césped artificial, y este es uno de los motivos que es ideal combinarlo con plantas, arbustos y árboles para crear ambientes más húmedos y con sombra. Obviamente el césped artificial es increíblemente menos absorbente caloríficamente que baldosas y hormigones, que llegan a temperaturas increíblemente altas en épocas que reciben sol directo.